Un paréntesis en la rutina del día a día.

Un lugar de encuentro con un mismo.

Dos días y dos noches, todo incluido.